Automotriz, la prueba de fuego en el TLCAN. Automotriz, la prueba de fuego en el TLCAN.
El mejor escenario en las renegociaciones del TLCAN para la industria automotriz es que quede intacto tal y como está hasta el momento, señaló... Automotriz, la prueba de fuego en el TLCAN.

El mejor escenario en las renegociaciones del TLCAN para la industria automotriz es que quede intacto tal y como está hasta el momento, señaló el analista en el sector automotor, Mauricio Kuri Curiel.

El catedrático del Tecnológico de Monterrey, campus Toluca, dijo que como está el acuerdo, “está muy bien, con un contenido regional de los más altos, ubicado en 62.5 por ciento”; sin embargo, consideró que de no modificar el capítulo automotriz le dará certidumbre y fortaleza a la región del TLCAN.

El especialista sostuvo que la industria automotriz será determinante para conocer qué tan duros serán los estadounidenses para renegociar el TLCAN.

Indicó que la ventaja que plantea el no cambiar el TLCAN en el rubro automotriz obedece a que se tiene 23 años construyendo toda una cadena de valor y suministro que cumple con reglas de origen y contenido regional. “Así que cualquier cosa que se le mueva representarán costos adicionales”, agregó.

Kuri Curiel señaló que la primera ronda de negociaciones fue más un escarceo muy polarizado, donde México sostiene que es innecesario modificar el TLCAN en la parte automotriz, en ese sentido, los negociadores mexicanos se apuntaron un logro al convencer a la delegación canadiense quien se sumó a esta postura de cómo está el tratado está bien.

A su vez, analistas de Actinver anticiparon que si se aumentaran las reglas de origen regionales, las empresas Nemak, GISSA y Rassini no tendrían que modificar sus operaciones.

Nemak estima que el 80 y 85 por ciento de sus materias primas se compran en Norteamérica.

Por otro lado, si se implementara una regla estricta contenido local, los componentes tendrían que incluir una proporción de materias primas producidas en Estados Unidos.

Fuente: Financiero