Recaudación por comercio exterior aumentó 1.9% a noviembre. Recaudación por comercio exterior aumentó 1.9% a noviembre.
De enero a noviembre del 2017 la recaudación tributaria que se obtiene a través de las aduanas registró un crecimiento de 1.9% real respecto... Recaudación por comercio exterior aumentó 1.9% a noviembre.

De enero a noviembre del 2017 la recaudación tributaria que se obtiene a través de las aduanas registró un crecimiento de 1.9% real respecto al mismo periodo del 2016, de acuerdo con datos del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

El crecimiento de los primeros 11 meses del 2017 es el menor del que se tiene registro en el sexenio, tras la caída que tuvieron los ingresos en el 2013 de 4.7% real, además de que sigue mostrando una desaceleración; en el 2014, la recaudación por comercio exterior aumentó 6.3%; en el 2014 —año en que se implementó la reforma hacendaria— los ingresos crecieron 76.6%, y en el 2016 se incrementó en 13.4 por ciento.

Entre los impuestos que el SAT recibe en transacciones de comercio exterior están: el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), el Impuesto General de Importación (IGI), los Derechos de Trámite Aduanero (DTA) y el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN).

De enero a noviembre del año pasado, las operaciones por comercio exterior recaudaron un total de 789,479 millones de pesos. De éstos, 587,425 millones se derivaron del pago del IVA (74.4% del total), 147,666 millones correspondieron al pago del IEPS (18.7%), 49,901 millones por el IGI (6.3%), y lo restante se obtuvo a través del DTA, el ISAN y otros impuestos (0.4 por ciento).

De acuerdo con Manuel Toledo, socio de Impuestos y Servicios Legales en Andersen Tax & Legal, el bajo crecimiento de la recaudación por operaciones de comercio exterior se debe, principalmente, a que México ha importado más de lo que ha exportado.

“México respecto al mundo, tenemos un gran problema porque tenemos más importaciones que exportaciones. Estamos importando más mercancía de la que estamos exportando y, ante la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), las importaciones están aumentando. Otro factor también es el bajo consumo que ha tenido nuestro país vecino, el cual, al ser nuestro principal socio, hace que México baje su exportación”, explicó.

Las cifras del órgano recaudador arrojan que a noviembre del año pasado se realizaron un total de 8.4 millones de operaciones en las aduanas, 5% más que en el 2016. De éstas, 6.1 millones fueron operaciones de importación y 2.3 millones de exportación.

Por su parte, Enrique Velderrain, socio de Velderrain Sáenz y Asociados, explicó que otro de los factores por el cual el crecimiento es inferior es el tipo de cambio, que en los últimos meses ha presentado episodios de volatilidad.

TLCAN IMPACTARÍA EN RECAUDACIÓN

Las renegociaciones del TLCAN, que se extendieron hasta el primer trimestre de este año, incidirán en la recaudación de impuestos a través de las aduanas, coincidieron analistas.

De acuerdo con Manuel Toledo, en el caso de que el tratado se termine eliminando o se apruebe el gravamen que pretende poner Estados Unidos a los productos que se fabriquen en México y se exporten, podría mermar la venta a México y, a su vez, la recaudación.

“Todavía estamos apostándoles a ver qué puede suceder (con el TLCAN), ya que es un tema delicado (…) en el caso de que se apruebe lo que Estados Unidos busca imponer, la venta de esos productos podría mermar, por lo cual los norteamericanos tendrían que importar de otros países, lo cual mermaría la venta de México”, explicó Manuel Toledo.

Sin embargo, Enrique Velderrain refirió que en caso de terminarse el TLCAN y al ser Estados Unidos el principal socio comercial de México, la recaudación por comercio exterior podría aumentar.

“Dado que Estados Unidos es nuestro principal socio comercial e importamos muchos productos provenientes de allá, todos esos productos tendrían un impuesto adicional al entrar a México, lo cual aumentaría la recaudación”, afirmó.

Si bien podría haber una baja en las operaciones que se hagan por comercio exterior, al tener un gravamen extra los productos la recaudación no se vería tan afectada, agregó.

Fuente: El Economista