El problema no es el doble, el problema es el exceso de confianza del operador. El problema no es el doble, el problema es el exceso de confianza del operador.
Aunque este año no ha sido el único en el que se ha discutido la figura del doble remolque, si ha sido un año... El problema no es el doble, el problema es el exceso de confianza del operador.

Aunque este año no ha sido el único en el que se ha discutido la figura del doble remolque, si ha sido un año en cual de manera mediatica se ha hablado más de ello…

Ya sabemos también, que el 80% de nuestras mercancías se mueven a través del autotransporte, por la falta de infrestructura ferroviarias y por la portuaria (cabotaje), y desgraciadamente, todos sabemos que en esto radica la problemática, la falta de inversión en estos dos rubros lo que hace que dependamos prácticamente del autotransporte, pero como eso no lo vamos a cambiar de la noche a la mañana, vamos a hablar de lo que verdaderamente nos importa que es tratar de entender donde esta el meollo del asunto con los “dobles remolques”.

Para empezar no es el doble remolque en si el problema, porque igual los accidentes se dan en los sencillos o en camionetas  o camiones, etc., el problema con los dobles pues es que su impacto puede ser mayor al momento de un accidente, aclaro no minimizo que con los otros pueden de igual manera generar accidentes de alto impacto.

Sin embargo, el doble remolque como tal no es el problema, sino es en la conducción y considero que es una condición humana el confiarnos, si llevamos haciendo acciones repetitivas por un largo tiempo, llega el momento en donde nos sentimos seguros y confiados de que es una labor que ya domino al 100% y entonces es cuando dejo de tomar precauciones, porque estoy cómodo.

Desgraciadamente, conducir es una de esas labores en donde todos los sentidos deben estar al 100%, donde por muy mínima que sea la distracción está puede causar un gran accidente,  se puede recorrer una carretera mil veces pero cada vez que se maneja hay la posibilidad de encontrar diversos contratiempos, así que las condiciones cambian constantemente.

¿Qué pasa con los operadores en México? Al ser una labor que no esta profesionalizada y lo único que avala a los operadores es su licencia y ciertos requerimientos que se piden dentro de la muy nombrada NOM 012 para los operadores de Doble remolque y aunque hay asociaciones que trabajan en reconocer  a los mejores conductores y les hacen evaluaciones durante el proceso de selección, eso es como la cereza de un pastel, la capacitación debe ser constante, el crear conciencia en el operador de la responsabilidad que tiene en sus manos debe ser diaria, hacerles ver que el conducir no es una acción repetitiva en donde se pueden confiar de sus sentidos, la experiencia solo es  una guía de cómo actuar y reaccionar en diferentes situaciones, pero eso no da la certeza de que no se puedan generar accidentes y la autoridad tiene la obligación de estar verificando constantemente a los operadores en sus labores.

Creo que esto es una llamada de atención para que la autoridad profesionalice la labor de los conductores, así mismo es obligación del conductor tomar conciencia de la responsabilidad que lleva al operar una unidad no solo en lo económico sino en lo humano también.

El operador ya sea que trabaje para alguna empresa o sea “hombre-camión”, debe tener muy claro que su labor es de suma importancia y que la responsabilidad que tiene no solo es llegar en tiempo y forma a su destino, sino llegar en tiempo y forma sin accidentes de ningún tipo.

Pero así mismo, esa responsabilidad lo lleva a tomar decisiones como “estoy cansado, prefiero pararme y poder dormir unas horas en lugar de tomar café u otras sustancias que lo mantengan despierto pero en estado de ansiedad o también que tiene un horario que llegar, pero en cierta hubo cuellos de botella lo que hizo que se perdiera tiempo y por lo tanto en cuanto tenga libertad apriete el acelador y vaya hecho la torre, y entonces su responsabilidad en ese momento es llamar a su destinatario explicar la situación y decirle que llegará un poco más tarde para así poder mantener la velocidad adecuada.

También es responsabilidad del operador detener su unidad si siente que esta no responde correctamente, y quitarse de la mente, en cuanto llegue al destino lo meto al taller o lo reviso, no!, si siente que hay algo mal en la unidad parar a revisarlo, puede que probablemente este evitando un accidente.

Conducir una unidad puede parecer unas de las actividades más mecánicas que hay,  sin embargo es una de las mas riesgosas que puede existir, por ello hay que tener todos nuestros sentidos despiertos y atentos, reconocer la experiencia pero sin que caiga en la soberbia de decir “yo lo sé todo”, reconocer el cansancio, o que acelerar es la solución a todo.

La vida es un regalo y como tal hay que valorarlo.