Aerolíneas cargueras tendrán que salir en julio del AICM

El anteproyecto para suspender las operaciones de carga en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) tomará forma de decreto y, se prevé que para julio ninguna línea aérea que movilice exclusivamente mercancías podrá operar en ese puerto aéreo, el más importante del país, adelantó Rogelio Jiménez Pons, subsecretario de Transportes.

En entrevista para El Financiero, el funcionario indicó que las aerolíneas cargueras estaban enteradas desde hace más de un año de los plazos en los que se haría la migración e, incluso, aseveró que las empresas estuvieron de acuerdo con la publicación de un decreto que estableciera las bases para llevar a cabo la salida del aeropuerto de la capital del país.

“El sector está avisado desde hace más de un año, desde que estaba en construcción, incluso, había ido el general Gustavo Vallejo y luego Isidoro Pastor a planteárselo. En mayo (del año pasado) cuando sacamos la posibilidad del decreto, que todo el mundo se echó para atrás, en ese momento inclusive se sacó porque ellos sugirieron (las aerolíneas) sacarlo para que todos jalaran, tampoco es que esto es algo improvisado, desde aquella vez dijeron que sí”, revela Jiménez Pons.

Aunque las líneas aéreas cargueras han asegurado que se llevaron a cabo múltiples reuniones con la autoridad para explorar la posibilidad de migrar operaciones desde el AICM a otros aeropuertos, lo que ha generado reticencia es el periodo de 180 días que ha dado el gobierno para completar la migración.


No obstante, Jiménez Pons aseguró que desde “octubre del año pasado, ya se habían dado los avisos de la migración. “Hubo una reunión en noviembre en las oficinas de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) en el aeropuerto en donde se sabía de la migración; no sé por qué no cerró en 120 días el periodo, pero, estamos hablando de julio para que puedan completar la salida”, remarcó el funcionario.

Inicialmente el gobierno federal había establecido un periodo de 90 días para la aplicación del decreto tras la publicación del mismo, pero, se amplió a 108, un aumento de apenas 18 días, lo que dejó, de igual forma, desconcertada a la industria aérea carguera, que no encontró la justificación para aumentar a ese plazo.

“Para efectos de certeza y seguridad jurídica de los actos administrativos del Ejecutivo Federal como lo son los decretos, resulta esencial conocer el razonamiento, sustento y la justificación del plazo de 108 días hábiles a que se refiere el artículo quinto transitorio”, refirió Alfredo Cobián, director legal de Aerotransportes Mas de Carga.

En tanto, cuestionado sobre si, con la salida de operaciones de carga, efectivamente se va a reducir la saturación del AICM, el subsecretario de Transportes afirma que la salida del 3 por ciento de las operaciones diarias permitiría tener una mejor dinámica de los flujos en el lado tierra del aeropuerto, pero no del espacio aéreo.


“Desde hace años es un desastre, entonces, 40 años después, es un caos, es un caos, entonces, descongestionamiento es el lado tierra, no el aire, se diseñaron unas instalaciones funcionales, los flujos de procedimientos son claros, pero son un caos”, detalló en entrevista.

Pese a la propuesta del gobierno, las aerolíneas cargueras continúan buscando una ampliación mayor al plazo: hay algunas, como Mas, que piden 180 días, otras, como Estafeta, consideran que el lapso pertinente sería de 16 meses.

En un punto medio, está la Cámara Nacional De Aerotransportes (Canaero), que estima que un año es suficiente para modificar la cadena logística en el AIFA, el aeropuerto al que el gobierno busca que se migren las aerolíneas cargueras.

Por ahora, el plazo de publicación del decreto está más cerca de marzo, y aún se encuentra en la mesa de la Consejería Jurídica de la Presidencia, en donde se le están haciendo algunas puntualizaciones a fin de que pueda ser presentado en el Diario Oficial de la Federación.

Por otro lado, si bien el AIFA tendrá costos para las aerolíneas cargueras más bajos en comparación con los que el AICM tiene actualmente, las inversiones necesarias para adecuar las instalaciones en el nuevo aeropuerto tendrán que llevarse a cabo en apenas un trimestre.

Además, existen dificultades logísticas que deben sortearse, pues hay líneas aéreas que, si bien su operación carguera se concentra en el AICM, éste sirve como un hub, es decir, un centro de conexiones para que los productos después, viajen en las panzas de los aviones hacia otros puntos del país.

En ese sentido, explica José Covarrubias, secretario general del Sindicato Nacional de Controladores Aéreos, se tendrán que adecuar las cadenas logísticas para el traslado de productos y que no se afecte la red de distribución a otros destinos en el país.

Enlace de origen : Aerolíneas cargueras tendrán que salir en julio del AICM