octubre 28, 2021

Arranca la investigación del asalto al Capitolio en pleno choque entre demócratas y republicanos

La Comisión especial arrancó este martes con los testimonios de cuatro policías, que narraron las consecuencias psicológicas de la toma del edificio por parte de seguidores de Trump

Los conflictos generados por un agresor externo tienen siempre una solución más fácil que los que proceden de la división de la propia sociedad de un país. El Congreso de Estados Unidos no tuvo mayor problema para crear una Comisión especial que investigara la matanza del 11-S.

Pero la Comisión que estudia el asalto al Capitolio del 6 de enero, y que este martes celebró su primera reunión, ha estado marcada por la controversia acerca, primero de su conveniencia o no, y, después, de quiénes deben ser sus miembros. Con pocos republicanos – y ninguno de los que están, defensor de Trump – los resultados de la investigación de la Comisión sobre lo que su presidente, Bennie Thompson, calificó de «asalto a la democracia y a las fuerzas del orden» ya están sabidos desde ante de que comenzaran las sesiones.

Pero eso no ha quitado ni un ápice de emotividad a la primera sesión, en la que prestaron declaración cuatro policías, que narraron tanto la brutal entrada de 800 personas en el edificio del Capitolio como las consecuencias psicológicas que esa acción, sin precedentes en la Historia de Estados Unidos, les ha dejado.

Los agentes describieron de manera larga y detallada, y no exenta de emoción, la violencia llevada a cabo por los seguidores de Donald Trump aquel día. El policía Aquilino Gonell, estadounidense nacido en República Dominicana, recordó cómo los asaltantes le habían gritado «¡tú no eres estadounidense!».