octubre 20, 2021

La CHJ elude ampliar el río Seco a los 7 años de reconocer su prioridad

La entidad estatal pide ahora al Ayuntamiento buscar y pagar la solución para encauzar el barranco del Sol tras haber proyectado la desembocadura del río para poder asumir el agua de la torrentera

«Ampliar la desembocadura del río Seco de tal forma que se permita aumentar los caudales de desagüe al mar en periodos de avenida hidráulica» era prioritario en 2014 para el Ministerio de Agricultura y así se incluyó en el Plan de Gestió de Riesgos de Inundación. Yla obra, de imperiosa necesidad para poder verter a su cauce el agua que arrastra montañas abajo el barranco del Sol y que a falta de encauzamiento anega el grupo San Agustín-San Marcos cada que vez que llueve en Castellón con intensidad. Ahora, 7 años después, el Ayuntamiento de Castellón ha sido ‘invitado’ por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) a redactar, ejecutar y pagar un ‘Plan B’ para canalizar la torrentera que sin canal alguno cruza varios barrios al norte del núcleo urbano. Así lo anunció días atrás la alcaldesa, Amparo Marco.

La primera autoridad fue parca en detalles y cauta en sus consideraciones al ser preguntada por esta actuación, reivindicada desde hace décadas por los castellonenses afectados, pero EL MUNDO ha podido confirmar que el Estado ha dado marcha atrás en su ambiciosa actuación de ampliar la desembocadura del río Seco -obra valorada en 10,6 millones de euros- en la playa del Gurugú. Y todo, cuando han venido defendiendo desde 2015 que no había otro modo técnico para recibir las aguas del barranco del Sol.

Desde la CHJ han declarado a este rotativo que está pendiente una reunión de técnicos de la entidad con los funcionarios municipales en el Ayuntamiento de Castellón para perfilar el ‘Plan B’ al que aludió Marco y sobre el que avanzó que al equipo de gobierno local no le quedara otra que buscar también fondos en Europa para cofinanciar la obra, cuyo coste, evidentemente, se desconoce en estos momentos.