Primer contacto: Land Rover Range Rover Sport, el epítome del lujo

Aunque hablamos de la tercera generación del Range Rover Sport, en realidad es un enorme SUV basado en la plataforma de la quinta generación del Range Rover. Enormes dimensiones, un rediseño total, moderno monocasco en aluminio y un sinfín de variantes mecánicas (no todas llegan a México), lo convierten en el epítome de la gama de Land Rover.

Con la llegada de esta nueva generación, el Range Rover Sport recibe por fin una imagen marcadamente distinta del Range Rover a secas. Y a pesar de que comparten mucho, el frente es distinto, con faros más dinámicos y horizontales, nueva parrilla y una imagen general mucho más deportiva. Por atrás, sobre todo la caída estilo coupé, las luces traseras horizontales y las grandes salidas de escape de esta versión, le dan esa sensación de estar más plantado el piso, de ser más rápido. Y lo es.

Lo más importante de esta variante radica en mezclar muchos de los mejores atributos de los mejores vehículos de la marca: la capacidad todo terreno, el lujo y la comodidad, y en este caso también el dinamismo, la puesta a punto y el manejo. En estricta teoría es únicamente la variante deportiva de un Range Rover, de ahí el nombre Sport. Y aunque los cambios exteriores son evidentes, también hay novedades mecánicas y desde el habitáculo.

Una de las mayores diferencias respecto a la generación anterior se encuentra bajo el cofre. El V8 es reemplazado por uno de menor cilindrada, más potencia y menor consumo. Se trata de una planta de poder de origen BMW ahora adaptada a muchos de los vehículos de Land Rover.

Desde adentro, empezamos con un notorio cambio en elección de acabados, mejores ensambles, materiales nobles y un nivel de lujo, comodidad y aislamiento del exterior que lo coloquen prácticamente a la altura de referentes como Cullinan o Bentayga. Y sí, esa es la intención de la nueva generación de Range Rover, elevar el lujo a un nivel de modernidad que los ponga como uno de los referentes a nivel mundial. Claro, eso también tiene como consecuencias un notable incremento en los precios, pues más allá de los problemas de abasto de componentes y logísticas internacionales, el nuevo Range Rover Sport eleva a Land Rover al siguiente escalón de lujo.

Y aunque aún no están definidos los precios oficiales para nuestro mercado, calculamos que una edición como está oscilará entre los 3.2 y los 3.5 millones de pesos, sorprendente si consideramos que un Range Rover de dos generaciones atrás, se puede conseguirse usado por cerca de 400,000 pesos.

Desde adentro y también para diferenciarse ligeramente de su hermano mayor, Range Rover Sport tiene ligeros cambios en el tablero, pero el nivel de espacio, comodidad y tecnología es prácticamente el mismo, incluso en la segunda fila de asientos. Otra diferencia es que en esta carrocería no está disponible la versión de larga distancia entre ejes, limitando al Sport únicamente a dos filas de asientos.

Asientos con masaje, ventilación, calefacción y hasta 22 vías de ajuste; purificación de aire de cabina contra partículas PM2.5; sistema de infoentretenimiento de 13.1 pulgadas; sistema de doble tresero de 11.4 pulgadas, sistema de sonido de alta fidelidad Meridian Signature; Apple CarPlay, Android Auto y Amazon Alexa; refrigerador delantero y un sinfín de opciones de equipamiento personalizable hacen del interior digno de la nueva sala de lujo de Carlos III.

Pero es al volante donde realmente destaca. Range Rover Sport conjuga el tradicional manejo todo terreno de Land Rover, el lujo de Range Rover, y una puesta a punto con enfoque dinámico que lo convierte en una enorme SUV de tintes deportivos. Y sí, pesa más de 2.5 toneladas, pero hay nuevos sistemas que lo hacen súper ágil en el asfalto.

Dirección en las cuatro ruedas; diferenciales activos con Torque Vectoring; launch control; suspensión neumática dinámica ajustable en dureza y altura; barras estabilizadoras activas; control de velocidad crucero adaptativo con función todo terreno; iluminación LED digital con proyección de imagenes; actualización de software inalámbrico y un sinfín de asistencias de manejo que incluyen, pero no están limitadas a: Blind Spot Assist, Lane Keep Assist, Park Assist, Traffic Sign Recognition con Adaptive Speed Limiter, Rear Traffic Monitor y Rear Collision Monitor.

En ciudad y carretera presume una calidad de marcha insuperable, en carretera y en circuito dinámico es ágil a pesar del peso, pero más sorprendente aún, un SUV superpesado pero absurdamente capaz fuera del asfalto. Un producto muy redondo difícil de superar.

Una de las mayores novedades que pudimos conocer en España fue la variante híbrida conectable, con 500 pesos kilos más de peso y casi la misma potencia, pero con la ventaja de poder recorrer más de 100 km exclusivamente en modo eléctrico, convirtiéndose en un eléctrico urbano y un potente SUV familiar para llegar a donde sea sin preocuparnos por las estaciones de carga. Una lástima que por el momento no la veremos en México.

La nueva Range Rover Sport llega al mercado mexicano como año modelo 2023 en cuatro variantes: SE, Dynamic SE, Dynamic HSE y esta First Edition, la tope de gama, no están definidos, habrá que preparar algunos millones para este buque todoterreno velocista de lujo.

Enlace de origen : Primer contacto: Land Rover Range Rover Sport, el epítome del lujo