octubre 16, 2021

Roglic también queda atrapado en otro final caótico

El esloveno sufre una caída a 11 del final de una etapa en la que también cayeron Pogacar, López o Thomas. Gana el velocista belga Merlier.

El caos vuelve a adueñarse de una carrera de taquicardia. Las caídas merman a un pelotón imprudente. Esos traicioneros y habituales nervios de las primeras días del Tour. Jornadas repletas de incertidumbre, en las que parece que todos los corredores no entran en la carretera. Selección natural provocada por los accidentes. En la llegada de Pontivy venció el velocista belga Tim Merlier, compañero de Mathieu van der Poel en Alpecin-Fenix, que se impuso tras evitar de cuatro caídas en los últimos 15 kilómetros.

En la recta final cayó el principal favorito en la llegada masiva, el australiano Caleb Ewan, que quedó tumbado durante varios minutos en el asfalto esperando la llegada de los doctores. Diez kilómetros antes cayó Pogacar, sin excesivas consecuencias, y poco antes los damnificados fueron Miguel Ángel López y Primoz Roglic. El esloveno, uno de los favoritos para el podio del Tour, fue el principal perjudicado: perdió un minuto respecto a su compatriota y último ganador de la prueba.

Roglic maldecía su infortunio. Con el hombro, codo, cadera y rodilla izquierda ensangrentadas pedaleada rabioso intentado reducir las consecuencias provocadas por el afilador creado por el italiano Sonny Colbrelli. Al final perdió un minuto, que aparentemente no parece mucho, pero ahora habrá que observar las consecuencias de las heridas sufridas. Hoy, seguro que dormirá con incomodidad.